A más de uno nos ha tocado trocear cebolla, o bien para una tortilla, para sofrito, cremas o sencillamente para dar un toque sabroso en nuestros platos, y segurísimo que más de una vez te has preguntado por qué lloras y cómo podrías evitarlo. El motivo por el cual lloramos es relativamente sencillo, la complicación llega cuando queremos evitarlo, y aunque no es muy estético, hace años encontré un método infalible: usar gafas de buceo.

Iremos al grano para que veáis que casi todo tiene solución.

Continue reading